Barcelona renueva el Mobile World Congress hasta 2018

Barcelona vuelve a ser la organizadora del Mobile World Congress, hasta el 2018, el congreso de móviles más importante de Europa.

En una reunión mantenida hoy en Londres por los miembros de GSMA, donde están representadas todas las mayores empresas del mundo de las telecomunicaciones, se ha optado por continuar con la oferta de Barcelona en detrimento de la ciudades que competían, París, Múnich y Milán, como ya anunciamos en Turispad en su día.

Todas las ciudades que competían por el título presentaron ofertas muy innovadoras y atractivas, pero al final, Barcelona demostró que verdaderamente se merece el título por su combinación excepcional de feria de exposiciones e instalaciones para conferencias, su red de transportes e infraestructura hotelera, así como por su compromiso de ampliar el alcance de la movilidad». Hoffman también ha subrayado «el fuerte apoyo de los sectores público y privado» de la sociedad catalana y española.

Es una excelente noticia tanto para el turismo de negocios de la ciudad, como para  entidades, empresas privadas y administraciones de la ciudad, que muestran su satisfacción.

Capital mundial del móvil

La elección hoy de Barcelona convierte a la ciudad catalana en capital mundial del móvil («un hub mundial de las telecomunicaciones móviles»), un estatus que va más allá del propio congreso del sector e incluye la presencia del Centro Mundial del Móvil y el Festival Mundial del Móvil.
El primero, que se ubicará en el centro de Barcelona, acogerá exposiciones permanentes y temporales que entrelazan la cultura y la innovación tecnológica y facilidades para el desarrollo e incubación de soluciones móviles, mientras que el segundo será un festival dirigido al público en general, que incorporará una serie de actividades que incluyen eventos deportivos, festivales de música y arte, premios de cine, aplicaciones y las ferias de tecnología.

El evento generó en la última edición un impacto económico en la ciudad de 220 millones de euros y casi alcanzó los 60.000 congresistas venidos de todo el mundo y de un alto poder adquisitivo, incluidos unos 2.800 presidentes y consejeros delegados de multinacionales.

La candidatura de Barcelona cuenta con un apoyo explícito del Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Cataluña y el Gobierno central.

Múnich apuntaba como principal rival de la candidatura española, ya que contaba con el apoyo económico de dos grandes multinacionales del sector, la alemana Siemens y la japonesa Sony.

La candidatura de Barcelona cree que el primer año de la segunda etapa barcelonesa generará 300 millones de euros, pero el impacto económico se irá incrementado hasta sumar un total de 3.459 millones de euros hasta 2018.

Barcelona acoge el World Mobile Congress desde el año 2006 y es la primera vez que renueva su capitalidad de los móviles, una decisión que ha implicado un proceso de selección de 18 meses, según GSMA.

 

Más relevante si cabe será el impacto económico de la decisión tomada por la entidad organizadora del GSMA, puesto que a partir de 2012 está previsto organizar actividades no solo durante la semana de celebración del evento, sino a lo largo de todo el año. Esto se traduce, según estimaciones de la Generalitat, en una inyección económica de unos 375 miliones de euros anuales, además de la creación de unos 5.000 puestos de trabajo temporales.

Además, la organización del Mobile World Congress sitúa a Barcelona en el mapa mundial de las TIC. Durante los tres días de la feria llegan a Barcelona los máximos representantes de las principales operadoras, fabricantes y los proveedores de la industria del móvil, y se efectúan los lanzamientos de algunos de los productos tecnológicos más esperados por los consumidores y analistas.

Esto supone «un éxito brutal» que ha demostrado la cohesión empresarial y de las instituciones para conseguir «una cosa insólita» que es convertirse en la capital mundial del móvil. El presidente de los hoteleros, que ha dicho sentirse orgulloso de ser barcelonés, ha señalado que Barcelona tiene una capacidad de organizar eventos internacionales «excepcional».